Nosotros

NUESTRA HISTORIA SON MILES DE HISTORIAS

Nacimos

La esquina de Freire y Virrey Avilés fue algo así como “el primer amor” y a primera vista nos conquistó el barrio de Colegiales. Lo mejor de todo es que fue recíproco. Y así en el año 2011 abrimos las puertas del primer local en esa hermosa esquina. El propósito fue combinar cocina de recetas caseras e ingredientes frescos en un espacio cálido y ameno. El servicio fue un pilar fundamental para Crisol. En ese primer local teníamos un manifiesto que daba la bienvenida a los clientes que en el final rezaba: “Les brindamos nuestro oficio, simpleza y respeto por los productos”. 

Desde el principio, los desayunos fueron protagonistas, las opciones variadas, originales y frescas para que el día comience con buena energía. El brunch de fin de semana llegó para quedarse en nuestra carta, el elegido indiscutido para compartir con amigos y familia. Los mediodías fueron sumando platos y el menú se renovaba casi a diario, con propuestas ricas y saludables. Los tazones de café para la tarde, acompañados de pastelería artesanal, esperaban cada día a los clientes que en poco tiempo se convirtieron en “amigos de la casa”, porque conocemos sus nombres, sus historias, sabemos cuál es su mesa, plato y bebida preferidos. El vínculo diario, la escucha y la cercanía con ellos son uno de nuestros grandes logros, algo que valoramos.

Crecimos

Los siguientes ocho años fueron de desarrollo, crecimiento y expansión. Llegaron las posibilidades de replicar Crisol en otros puntos de la ciudad. Abrimos las puertas en Belgrano, Palermo, Palermo Hollywood, Nuñez y Recoleta. La idea, siempre la misma: calidad y calidez.

Una pandemia se cruzó en el camino

El nuevo contexto, lleno de desafíos nos llevó a trabajar aún más. Dimos vuelta la página y comenzamos un nuevo capítulo de nuestra historia. Cerramos locales, pero la casa madre de Colegiales sigue con sus puertas abiertas. Como tantos, nos reinventamos. Volvimos a pensar como en ese 2011: ¿qué es lo tenemos y qué es lo mejor que podemos dar?. La diferencia es la experiencia acumulada, los aprendizajes del trayecto.

Lo que sigue

Creamos nuevas propuestas, con la misma impronta crisolera de siempre, para facilitar las comidas de todos los días y que nuestros clientes puedan saborear platos ricos, caseros y saludables, también en sus casas. Productos envasados al vacío y congelados que conservan intactos los sabores y texturas. Boxes para diferentes ocasiones, listos para compartir y disfrutar, son ideales para regalar y sentirnos más cerca. Sumamos a la página web la posibilidad de comprar online. También los envíos a toda ciudad para que en cada barrio puedan tener un poquito de Crisol. Gracias al esfuerzo, la dedicación y el empuje de nuestro equipo, hoy podemos seguir haciendo lo que más nos gusta: cocinar para vos.

Hay ganas, hay compromiso y hay nuevas ideas. Estamos listos para volver a crecer.

Escribinos
1
¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?